domingo, marzo 12, 2006

Demencia Senil


Hace un tiempo salieron a la luz pública imágenes de dos ancianos que hicieron estremecer a quienes las precenciaron.
Se trata de una abuelita de Peñalolen que fue encontrada sola en su casa pesando tan solo 29 kilos a sus escasos 69 años. Se le mostraba desnuda limpiando una pequeña secciòn de una ventana, cansada y en estado desnutrición muy alto. Se habló de abandono por parte de sus 6 hijos, todos profesionales, de que solo la "cuidaba" uno de ellos y no la alimentaba. Ella comía su propio excremento y la espuma de su colchón. Y no hablaba.

Horas mas tarde se mostraba en las noticias a un anciano de mas de 70 años, que padecía de el Síndrome de Diógenes, que le hacía recolectar basura, maderos, piedras, animales muertos, etc. y guardarlos como tesoros apilados en su hogar. Su hijo, una vez cada dos meses, llamaba a la municipalidad para que retiraran toda la basura que su padre había almacenado y que ahora atentaba contra la salud de el anciano y sus vecinos. Ese día se cumplían los dos meses y las palabras del abuelo fueron: "Estos endemoniados se llevan mis cosas, me quieren volver loco...". Y lloraba.

Segun el doctor Miguel Angel Castellón, "Definimos la demencia senil ... como un síndrome mental orgánico que se caracteriza por un deterioro de la memoria a corto y largo plazo, asociado a trastornos del pensamiento abstracto, juicio, funciones corticales superiores y modificaciones de la personalidad. Todas estas alteraciones son lo suficientemente graves como para interferir significativamente en las actividades de relación, laborales o sociales".

Mi padre recientemente sufrió un Accidente Vascular Encefálico (AVE), si bien el AVE es una enfermedad física, las secuelas derivan en problemas motrices y mentales. Para mi madre, que fue quien lo encontró desnudo en la cama, en posición fetal y llorando, fue chocante ver como este bebé-adulto, llamaba a su propia madre y balbuceaba. Mi hermana le preguntaba "Quién soy yo?", el movía la cabeza de un lado al otro y encogía los hombros en señal de no saber, pero acotaba con voz de niño: "Es linda usted".

Ese día fue terrible para quienes estuvieron cerca de él, pero existieron momentos mágicos y tragicómicos como aquel en que, agobiado por la sed, pidió que le compraran "eso", "yo te doy plata y compras... de eso", decía; luego de varios minutos de desgaste, no encontro nada mejor que hacerlo con mímica y empinando el codo, echó su cabeza hacia atrás y dijo "quiero glu, glu, glu..." (Coca-cola). O la ocasión en el que todos: mi madre, mis hermanos, mis tías y tíos, después de haber luchado contra su escasa memoria al mostrarle lápices, monedas, cuadros, fotos y todo lo que se les ocurrió que el podría reconocer y nombrar (porque hasta eso habia olvidado), salían cansados y tristes de la habitación, cuando de pronto, él nombró a mi madre y todos corrieron de vuelta al lado de su cama a reafirmar ese pequeño gran recuerdo y se convirtió en un inconsciente y torpe juego donde todos se apuntaban mientras él intentaba reconocer al ser que acababa de nombrar, pues ya lo había olvidado.

Mientras mi padre se recupera (ya solo le queda mejorar la parte motriz), yo contemplo mis futuros años con más horror que nunca. Uno de los mayores temores de mi vida ha sido siempre el llegar a anciano, por sobre todo, considerando que parte de como seremos de viejos es fruto de nuestros hábitos alimenticios, nuestros vicios y nuestro cuidado interno y externo en general en la juventud.

Soy sincero al confesar que prefiero mil veces ser internado en un asilo, antes de hacer sufrir a mi familia (si la llego a tener) con un cuerpo mayor y una mente de niño de 5 años.

31 Comments:

Blogger Mary Rogers said...

Estimado,
Fuerte el post, tanto el recuerdo de los dos ancianos como la experiencia con tu padre que, afortunadamente según das a entender, está bien.

Entiendo y comparto tu miedo a envejecer y alcanzar un estado de indefensión tal que seas una carga para tu familia. Yo también lo he pensado y me gustaría no ser una carga para los míos. Pero no sabemos cuál será nuestra historia en todo esto. Cada organismo reacciona e involuciona de forma distinta.
De repente nos encontramos por ahí en el mismo asilo y nos ponemos a recordar, en los momentos de lucidez, cuando escribíamos un blog lleno de iquietudes.
Un abrazo

PD: 'ta claro que como llego antes te guardo un buen lugar

11:42 p. m.  
Blogger Gata con SuerT said...

Muy buen post, la verdad es que "estorbar" no es algo que alguien desee, en ninguna etapa de la vida, si deseas quedar en un asilo por motivos de salud, deberias decirlo antes, para que tu familia o cercanos no tengan remordimientos al ir a dejarte a un lugar asi, aunque debe ser muy dificil dejar a alguien que amamos al cuidado de otro, por muy agotador que ese trabajo sea, de hecho... ahora que lo pienso, es algo muy dificil, demasiado.

11:49 p. m.  
Blogger Irarrazabal said...

MaryRogers,
Involucionar, esa es la palabra que buscaba y que había olvidado (será la edad?).
Sería interesante sentarnos en el jardín del asilo a conversar, pero será en extremo distinto a lo imaginamos. Estará lleno de abuelitas aloladas con silicona hasta en las lágrimas y viejitos "enviagrados". Hablaremos de nuestras inquietudes hechas post, mientras la moda sea la transmisión de pensamiento.
Como llegas primero, guárdame un lugarcito al lado de un rosal y procura tener cerca dos gatos y harto pañuelo desechable.

Gata con suerte,
En esa alocada semana con mi padre deduje que el trabajo debe ser serio si se trata de gente que lidia con esto a diario.
Figúrate que el problema del Halzaimer aparece aproximadamente a los 65 años de edad. A un niño malcriado se le pega un tirón o un buen reto basta y la sociedad lo toma en forma normal como método de formación, pero al mismo niño, con la fuerza física de un hombre...

Saludos con las facultades mentales aún intactas (creo).

12:47 a. m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Amo a los ancianos pero me duele esa etapa a la que no sabemos sí llegaremos.

¿cómo saberlo?

ojalá fuera llegar con la dignidad de la salud.

pero somos tan humanos, tan frágiles!

uff...

Te abrazo

11:22 a. m.  
Blogger El "Dulzor de Ostras" said...

Sin palabras me ha dejado Usted, completamente sin palabras.

3:45 p. m.  
Blogger Bohemia said...

Wow, tremendo...
Nos olvidamos que un día seremos ancianos, olvidamos que les debemos respetos...
Al inicio de mi blog escribí un post dedicado a ellos...

Besos sonoros, amigo

5:00 p. m.  
Blogger Pagana said...

Debe ser triste llegar a viejo y que tu cuerpo no te responda como tu mente, o que tu cabeza no funcione como tu cuerpo, pero son etapas...
Yo no sé que preferiría que hicieran conmigo cuando transite ese camino, pero seguro (con lo dependiente de los afectos que siempre he sido) no quiera estar lejos de los míos... Seguro antes, muera de tristeza...

Un abrazo querido...

7:31 p. m.  
Blogger Irarrazabal said...

Don Dulzor,
Mis palabras ya brotaron por usted.

Mi bohemia,
Lo leeré, hoy es muy tarde ya.

Amiga Pagana,
Sin duda debe de ser triste. Hoy el tema fue tocado entre mis compañeros de trabajo, a raiz de la hospitalización de el abuelo de una de ellas, él tiene 80 años y a pesar de la avanzada edad y de estar internado se encuentra totalmente lúcido y dice saber que queda poco tiempo.
Se me figura que debe ser como la Catalepcia.
Saludos amigos mios.

10:07 p. m.  
Blogger LaRomané said...

Varias veces me han dicho que no moriré muy vieja, por lo que realmente no es un tema que me inquiete. Las cartas ya están hechadas y lo que tenga que pasar, pasará de todas formas.
Una de las cosas que no haré jamás (espero cumplir mi promesa) es acompañar a mis padres hasta sus últimos días (ése es uno de los motivos que me atan a Chile) y darles todo hasta el final.

Besos y me encantó que me llamaras ese día.

x0x0x0x
LaRomané

PD_ el psico me está amenazando ahora con el cód. 161 de no sé que ley por violar comunicación privada o algo asi. en realidad no hoy ni ahí.

3:41 a. m.  
Blogger Rodrigo said...

Hola.

Lo que dices de tu viejo me tocó la fibra. Sólo espero estár ahi para los míos si alguna vez les ocurre algo similar.

Respecto a mi posición frente a mi propia vejez. Hace muy poco tiempo tuve un accidente en el que casi muero (si vieras como quedó el auto pensarías que él que escribe ahora es un fantasma) y la verdad es que no tuve miedo, nada más certeza de la muerte que se presentaba en aquel momento así sin disfraz.

Pues no me morí. Aquí estamos. Lo que sí tengo claro es que ahora que sigo teniendo posibilidades de llegar a viejo, por la misma carencia de miedo frente a la muerte no me va a costar mucho decidir morir, si las circunstancias así lo ameritan. Es una converzación que he tenido con mi familia y aunque les fué un poco difícil de aceptar, ya están de acuerdo y me apoyan. Creo que se podría legislar por una ley pro-eutanasia (o como se llame), lo que permitiría poder decidir (o testamentar) por uno frente a su propia vida y no tener, de otra forma, que hacer algo que pudiera rayar en lo ilegal o clandestino, lo que podría provocarle problemas a los que queden después de ti. Un saludo.

3:56 p. m.  
Blogger Irarrazabal said...

Rodrigo,
Sería el primero en firmar si necesitas apoyo para presentar el proyecto.
Tengo la certeza de que me aburriré a los 50 años, solo falta conversar con la gente a mi alrrededor.

Romané,
Imagino que lo del psyco te tiene sin cuidado.

Saludos.

4:04 p. m.  
Blogger nyasha said...

que fuerte el post - no me lo puedo imaginar, pero debe ser bastante duro presenciar una transformacion asi, en algien que queremos tanto y que conecemos desde que eramos niños.

gracias flaco por tus "comments" - tu inglés estaba p-e-r-f-e-c-t-o ;)mucho mejor que mi español.

6:36 p. m.  
Blogger Pablillous said...

ver a los que amamos sufrir es lo peor..cuando mi papa fallecio estaba en las primeras etpas de la demencia senil..y me mataba el hecho que no me reconociera

abrazos

9:10 p. m.  
Blogger Rocío said...

Hi Mr. Ira, complicado el tema de envejecer y ver envejecer a tus padres y abuelos.
Tuve el privilegio de crecer junto a mis abuelos (ellos vivian con mi familia nuclear) los disfrute muchisimo...pero tambien viví el deterioro que provoca el tiempo, la perdida de la memoria, de las cosas cotidianas, tener que mudarlos y ayudarlos a moverese, a comer, todas esas acciones fueron para mi una manera de retribuirles todo lo que ellos me entregaron.
Mi abuelo murió en 1998 y aún siento cuanta falta me hace, mi abuelo murió en Noviembre del año pasado y la extraño a cada minuto.
Ambos querían irse a un asilo, ninguno de sus hijos y nietos lo permitió, nosotros somos gracias a ellos y lo mínimo que podiamos hacer era cuidarlos en sus ultimos años y estar literalmente a su lado cuando abandonaron este mundo.
No me cabe duda que sucederá lo mismo con mis padres...el problema es que yo no tengo hijos asi que espero que mis sobrinos se hagan cargo de la "tía solterona"...jajaja

Cariños...............Rocío

9:19 p. m.  
Blogger Merlina said...

Amigo
Es increible volver a leerte de esta manera la verdad no sé que decirte solo que me conmovío lo de tu pá, deseo que estè bien pronto y pues que esten unidos ustedes como familia para que apoyen a tu má.
TE MANDO ABRAZOS Y CUALQUIER COSA QUE TE PUEDA AYUDAR AQUI ESTAMOS

9:40 p. m.  
Blogger Paulina said...

Leerte me trae a la memoria las imagenes de esa anciana y lo que paso por mi cabeza en ese momento... "Preferiria morir que vivir de esa manera"... entiendo lo de tu padre y me alegra que este bien... yo tambien ví como alguien inteligente y activo se convertia en un niño dependiente para todo producto de una cruel enfermedad... eso es muy fuerte.

un abrazo cariñoso

8:33 a. m.  
Blogger felicienta said...

No calculamos la maldad que guardamos ....... es penoso todos llegaremos a viejitos si es que no nos vamos antes.

hasta donde puede llegar el ser-humano ?

12:40 p. m.  
Blogger Roberto said...

Que buen post don, hace poco tuvimos un lío con mi mamá, anduvo con el acceso al disco duro muy complicado, pero se ha ido recuperando y muy bien.
La salud, es eso que nos damos cuenta cuando ya no está, y razón tienes en eso de que como nos portamos ahora nos aparece después a pasarnos la cuenta.

Me pongo al día por aquí.

2:27 p. m.  
Blogger Irarrazabal said...

Hace su entrada triunfal, por primera vez!, Don ROBERTO ARANCIBIA.
Bienvenido!

3:55 p. m.  
Blogger MaGaStYLe said...

:::Me da susto llegar a viejita y pensar en alguna enfermedad que afecte mi relación con el "mundo real".Aunque en todo caso y a riesgo de ser censurada, hay que decir que muchos abuelitos que estan sanos abusan de sus años ,jajaja.:::


saludos

Lau

3:56 a. m.  
Blogger Câline said...

Ufff... está muy fuerte esto.
Estoy viviéndolo desde el 20 de junio del 2004. Mi papá se cayó en la calle y tuvo un fuerte daño cerebral. Sólo puedo decir que ha sido una prueba de amor muy terrible, porque ahora es una persona muy diferente.
Para mí, envejecer es algo atemorizante... pero a la vez tengo a mi vecina de enfrente que tiene 90 años y es muy lúcida y cariñosa.
Creo que la clave está en ser bueno y vivir bien.

9:35 p. m.  
Blogger Rodrigo said...

Amigastro?....explica....yo prefiero amigohermano....

un abrazo

5:10 p. m.  
Blogger EDUARDO CAVIERES said...

De alguna manera todos o la gran mayoría tiene miedo a algo, ejemplo la muerte, pero yo le tengo miedo a la vejez indigna, vale decir, solo, gravemente enfermo y pobre, pero mas que nada a alguna enfermedad, y logrando hilar mas fino, a alguna enfermedad neurológica y mental, pero desde ya podemos hacer nuestros mejores esfuerzos para tener una mejor vejez, desde jovenes podemos ayudarnos a tener una vejez digna.

Un abrazo, Eduardo Cavieres.

12:42 a. m.  
Blogger Doso said...

Que buen post, desde pequeño qu eme inquieta el llegar a viejo y sin dudarlo, no quiero!!! no por el querer ser joven siempre, si no por el "quien me cuidara, que sera de mi, si termino enfermo y medio loco??'", no grs no quiero hacer pasar x eso a mi familia, no grs...
A mi vieja le dare lo que mas pueda y su vejez se la tratare de hacer mas llevadera, pero yo no quiero eso...

Saludos y me dejas pensando
Doso

9:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Es un post muy fuerte, pero muy real, lamento lo de tu padre y me alegra saber que esta mucho mejor. No sabemos lo que nos depara el destino por eso debemos ser mejores seres humanos cada dia, mi madre sufre de demencia senil y es bien fuerte todo esto, pero quien mejor que su hija y sus familiares para cuidarla, solo que todos los dias uno debe armarse de fuerza y entender que esto puede ser parte de nuestras vidas. Saludos

9:17 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, Irarrázabal
No te conozco, pero por esas cosas del destino llegué a tu blog y leí tu post sobre la demencia senil. Me llegó al alma, porque mi padre está en la misma. Hoy sólo queda un pálido y lejano reflejo de lo que fue un hombre inteligente y seguro de sí mismo. Su memoria se desvanece, los recuerdos se esfuman y la vida para él se reduce a los últimos minutos, no hay presente, no hay pasado, no hay futuro.
Tal como lo expresan tus amigos, me da pánico pensar en que podría llegar a estar así en unas décadas más (mi abuelo materno también terminó sus días así).
Lamentablemente, la sociedad no ayuda mucho. Hace pocos días tuvimos que operarlo y en una actitud poco tolerante e indolente de la clínica, nos dieron el "alta", no porque él estuviera bien de la operación, sino porque enfermos "como él" no podían ser atendidos ahí...
Ruego a Dios por tu padre, por el mío y por todos los padres y madres que están en esta situación, pero también por los hijos e hijas y por quienes finalmente se tienen que hacer cargo de estos viejitos, de estos lindos y atemporales viejitos.

5:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hace un ano que mi papa tiene demencia, me sumo a los comentarios de todos, pero no logro sacar mas fuerzas para para soportar este cambio en el y en toda la familia, no se trata solo de falta de memoria, es la total atencion de su persona y sus prioridades, es no poder comer, dormir,socializar o simplemente estar 2 horas al sol, son 24 hs de atencion. No quiero que nadie pase por esto conmigo. Es una enfermedad que los vuelve agresivos e inquietos, no hay recuerdos, ni carino, todo es dolor.saludos y fuerza a todos

9:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

“Todo el mundo enfrenta en todo momento dos posibilidades fatídicas: una es envejecer, la otra no”. Anónimo

Verónica

8:01 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

AY!!: PENSAR QUE YO DECÍA QUE IBA A VIVIR HASTA LOS 135, QUE VA! MI MADRE TIENE 90 , CON DEMENCIA SENIL, ME AGOTA, ME CANSA , ME SIENTO MAL DESDE QUE SE LEVANTA ESTÁ DEPRIMIDA, SE ABURRE , NO LE GUSTA NADA, DICE : QUÉ HAGO? YO SOLO PIENSO QUE NO QUIERO LLEGAR A ESO. CUANDO NO PUEDA HACER NADA SOLA Y DEPENDER DE LOS DEMÁS QUIERO QUE ME DEN UNA PASTILLA Y DORMIRME PARA NO DESPERTAR NUNCA MÁS. ANTES QUIERO MORIR. ME VA A ENFERMAR DE LOS NERVIOS.NO QUIERO MALTRATARLA, PERO ME ANGUSTIO Y ME DESESPERO NO SÉ SI DEBE MORIR ELLA O YO.ESTOY LLORANDO Y NO TENGO CONSUELO...

2:00 p. m.  
Anonymous carmen gloria, la serena said...

Gracias a cada uno de sus comentarios, sus testimonios son realmente valiosos para mí, en este momento, en que esta enfermedad comienza a opacar cada día, la más tierna de las sonrisas de mi querida suegra Nieves...

6:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Definitivamente cualquier enfermedad senil , no es impedimento para abandonar a su suerte a estos hermosos ancianos. Recuerdo que mi abuela olvidaba muy a menudo eventos ocurridos muy cercanos.
Ella pedia un bacín ( depósito para miccionar), se levantaba y orinaba, luego se sentaba a la orilla de su cama Y volvía pedir el bacin, nosotras le decíamos que ya había orinado y ella se ponía a llorar diciendo que éramos malas, porque no la dejábamos orinar.
Para complacerla le volvíamos a dar para que orine,así repetía varias veces hasta que se cansaba y se acostaba para dormir. Nos causaba , tristeza, pero a veces solo atinábamos a reirnos.

8:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home